Aceite de CBD para dormir

Investigaciones han demostrado que el aceite de CBD ha resultado efectivo en pacientes con trastornos del sueño para dormir mejor. En 2018, un estudio transversal de consumidores de cannabidiol publicado en la revista “Cannabis and Cannabinoid Research” arrojó que, entre muchos  beneficios, ayudar a combatir el insomnio es uno de ellos.

A través de una encuesta en línea, diseñada por los investigadores Jamiee Corroon y Joy A. Phillips para caracterizar quiénes, cómo y por qué las personas están usando aceite de cannabidiol, encontraron que muchas personas informaron consumir  aceite de CBD como terapia para combatir problemas para dormir debido a su eficacia.

Estudio: aceite de CBD para dormir

La encuesta para caracterizar quiénes, cómo y por qué las personas están usando aceite de CBD consistió en preguntas estructuradas respondidas por sí / no o respuestas de opción múltiple. 

Las cuestiones se centraron en varios dominios claves como: sociodemográfico; razones de uso; eficacia clínica percibida; efectos adversos; duración, método de administración; y frecuencia de uso; según refiere el estudio. 

El único criterio de inclusión de los participantes fue el uso actual o anterior del aceite CBD. 

En la investigación se analizaron un total de 2.409 encuestas. La muestra fue equilibrada en términos de género (mujeres: 50,87%; hombres: 47,40%) y la mayoría de los participantes informaron tener edades comprendidas entre los 55 y 74 años (39,97%).

La mayoría de los que respondieron a las preguntas eran graduados o estaban actualmente matriculados en una universidad o un programa de posgrado (71,22%). Asimismo, un gran porcentaje dijo residir en los Estados Unidos (91,23%); concentrándose un importante número en el estado de California. También hubo consultados de otros 23 países.

Resultados del aceite de CBD para Dormir

Entre los resultados de la encuesta, 1.483 participantes informaron usar el aceite de CBD para tratar al menos una condición de salud. 

Igualmente, se comunicó de un mínimo de 3.963 afecciones médicas en el siguiente orden: 1. dolor crónico, 2. artritis o dolores articulares, 3. ansiedad, 4. depresión, 5. insomnio o trastornos del sueño; fueron las cinco principales afecciones médicas informadas por los participantes.

Sobre los métodos de administración del aceite de CBD, la mayoría respondió consumirlo de forma sublingual. Y respecto a cómo llegaron a conocer sobre el cannabidiol; en general, el 75,85% de los encuestados respondió haber aprendido sobre este aceite a través de investigaciones en Internet, miembros de la familia o amigos.

Un porcentaje mínimo respondió saber de este aceite a través de un médico especialista.

En cuanto a la eficacia del aceite de CBD para tratar las afecciones médicas, casi el 36% de los participantes respondió que trata sus problemas de salud “muy bien por sí mismo”, mientras que sólo el 4,30% informó “no muy bien”. 

La mayoría de los encuestados informó que sentía que el aceite de CBD trataba sus afecciones médicas “muy bien por sí mismas” o “moderadamente bien por sí mismas” para las siguientes cinco afecciones: 1. dolor crónico; 2. artritis o dolores de articulaciones; 3. ansiedad, 4. insomnio u otros trastornos del sueño; 5. depresión. 

Respecto a los efectos secundarios, las respuesta de los participantes revelaron un mínimo de 1.314, de los cuales, 785 (59,74%) de estos se clasificaron como adversos. 

En promedio, esto representa al menos un efecto adverso notificado en aproximadamente uno de cada tres (3.07) consumidores de CBD, según el estudio. 

Los cinco efectos adversos notificados con mayor frecuencia fueron sequedad de boca, euforia, hambre, ojos rojos y sedación o fatiga. 

Estudio: Aceite de CBD mejorar el sueño

Los resultados de este estudio sugieren que el aceite de CBD se usa con más frecuencia como terapia específica para afecciones médicas, en particular para los trastornos del sueño, el dolor, además de la ansiedad y la depresión; que para la salud y el bienestar en general.  

Asimismo, la afección médica más común para la que se informó que se usó cannabidiol fue el dolor. En estudios preclínicos, la analgesia basada en aceite de CBD se asocia con una potente actividad inmunomoduladora, antiinflamatoria y antioxidante, señala el estudio. 

La ansiedad y la depresión también fueron razones comúnmente reportadas para el uso de CBD en esta encuesta. 

Según los investigadores, se ha propuesto durante mucho tiempo que el cannabidiol inhibe la ansiedad asociada al THC al antagonizar la activación del receptor cannabinoide por el THC. 

Además, el CDB también puede reducir la ansiedad a través de la serotonina 5-HT 1A y / o GABA A receptores. 

Un gran porcentaje de los encuestados indicó que el cannabidiol trató su o sus condiciones de manera efectiva en ausencia de la medicina convencional y con efectos adversos no graves. 

Estos datos proporcionan una justificación convincente para futuras investigaciones para comprender mejor el potencial terapéutico del aceite de CBD en el tratamiento del dolor crónico, la ansiedad, la depresión, los trastornos del sueño y otras afecciones médicas. 

Cómo actúa el aceite de CBD para dormir

La mayoría de los trastornos del sueño suceden por afectaciones en el sistema nervioso, y por ello es que el aceite de CBD para dormir resulta tan efectivo.

Como el cannabidiol trabaja sobre el sistema endocannabinoide, este se activa de forma inmediata para regular los diferentes sistemas del organismo. 

Los receptores que se ubican en el sistema nervioso central reciben el soporte de los endocannabinoides y reducen la ansiedad.

Además de esto, utilizando el aceite de CBD para dormir disminuyes los trastornos hormonales; eliminas algunos efectos del estrés, como la inquietud cerebral; ayudas a rejuvenecer tu organismo; incrementas tu rendimiento físico; mejoras tu concentración e incrementas tu memoria.

Aunque el cannabidiol no es un sedante, se ha observado este efecto en personas que consumen altas dosis, por lo que el aceite de CBD ayuda a mejorar no sólo la calidad general del sueño, sino también su duración.

Por otro lado, se ha demostrado que las dosis bajas de  esta sustancia tienen el efecto opuesto; es decir, favorecen la vigilia y la atención; por lo que es importante utilizar la mayor cantidad recomendada para lograr el efecto sedante.

Asimismo, estudios han arrojado que el aceite de CBD reduce los síntomas de ansiedad inducidos por el estrés, que es una de las principales causas de alteraciones en los patrones de sueño. 

La ansiedad y la depresión dificultan el dormir bien

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es el factor que más contribuye a la discapacidad en todo el mundo, mientras que los trastornos de ansiedad ocupan el sexto lugar.

La ansiedad y la depresión generalmente se tratan con medicamentos, que pueden causar una serie de efectos secundarios que incluyen somnolencia, agitación, insomnio, disfunción sexual y dolor de cabeza.

El aceite de CBD se ha mostrado prometedor como tratamiento tanto para la depresión como para la ansiedad, lo que ha llevado a muchas personas que viven con estos trastornos a interesarse por este enfoque natural. 

Y es que combinado con otras técnicas de control del estrés, el cannabidiol puede ser un suplemento útil para reducir los síntomas de ansiedad y ayudar a las personas con problemas para dormir a conciliar el sueño más fácilmente al final del día.

Al disminuir los efectos de la ansiedad y producir una sensación de tranquilidad, el aceite CBD para dormir facilita un sueño reparador y tranquilo.

En un estudio realizado en Brasil, 57 hombres recibieron aceite de CBD oral o un placebo 90 minutos antes de someterse a una prueba simulada de hablar en público. Los investigadores encontraron que una dosis de 300 mg de CBD fue la más efectiva para reducir significativamente la ansiedad durante la prueba. 

El aceite de CBD incluso se ha utilizado para ayudar con el insomnio

El CBD también ha mostrado efectos similares a los antidepresivos en varios estudios con animales.

Estas cualidades están relacionadas con la capacidad del CBD para actuar sobre los receptores cerebrales de la serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo y el comportamiento social. 

Por otra parte, aunque no se sabe muy bien cómo, el aceite de CBD puede ayudar a reducir las pesadillas, culpables de mantener a muchas personas despiertas durante la noche. Muchos padres han informado sobre la mejoría de sus hijos cuando utilizan cannabidiol para aliviar los terrores nocturnos.

También, el aceite de CBD ha mostrado resultados positivos para las personas con trastorno de conducta durante el sueño MOR, que es una alteración que hace que las personas tengan movimientos (como patadas, golpes, agitación) durante esta etapa más superficial del sueño.

También se ha comprobado que el aceite de CBD puede ayudar a las personas con somnolencia diurna excesiva al aumentar el tiempo total de sueño. 

El cannabinoide tiene el potencial para regular los patrones de sueño y promover períodos más largos de sueño ininterrumpido.

 

El dolor crónico también es una de las causas más comunes de los trastornos del sueño

Estudios han demostrado que el aceite de CBD puede ayudar a reducir el dolor crónico al afectar la actividad del receptor endocannabinoide, reducir la inflamación e interactuar con los neurotransmisores.

Por ejemplo, en ratas se encontró que las inyecciones de cannabinoide redujeron la respuesta al dolor a la incisión quirúrgica, mientras que otro estudio en estos mismos animales encontró que el tratamiento oral con CBD redujo significativamente el dolor y la inflamación del nervio ciático.

Varios estudios en humanos han encontrado que una combinación de CBD y THC es eficaz para tratar el dolor relacionado con la esclerosis múltiple y la artritis. 

Cómo usar el aceite de CBD para dormir

Las recomendación es dormir entre 7 y 8 horas por la noche, evitando malos hábitos como siestas de más de 2 horas durante el día; tener horarios irregulares a la hora de ir a la cama y levantarse; consumir tabaco, alcohol, cafeína cuatro horas antes de acostarse; realizar actividades estimulantes cerca de la hora del sueño como deporte, televisión, uso del móvil; y usar la cama para todo aquello que no sea dormir.

Para las personas que les cuesta conciliar el sueño, existen dos maneras de usar el aceite de CBD para dormir, para que, una vez llegue la hora de acostarnos, estar más cerca de conciliar el sueño mucho más rápido y fácil.

La forma más simple es tomar el aceite de CBD por la noche. Esta dosis debe ser bastante alta y tiene que ser administrada de dos a tres horas antes de conciliar el sueño. 

Lo ideal es establecer una rutina antes de acostarse en la cama; comenzando con la dosis de CBD, unas cinco gotas; tomar una ducha de agua tibia, ponerse el pijama,  leer un libro, escuchar música suave o meditar. 

Mientras todo esto va pasando, el cannabidiol estará haciendo efecto; y para el momento en que estemos acostados estaremos tan relajados que comenzarán las ganas de dormir.

La otra manera es tomar el aceite de CBD para dormir a lo largo del día en pequeñas dosis que van aumentando al llegar la noche. 

Este método consiste en empezar con una o dos gotas por la mañana; tres o cuatro gotas al mediodía y, finalmente, de dos a tres gotas de una a media hora antes de ir a la cama.

De esta manera nuestro cuerpo llega ya relajado a la noche y lo único que necesita es un pequeño empujón para estar listo para el descanso.

Efectos secundarios del aceite de CBD para dormir

Tomar el aceite de CBD para dormir por vía oral o o rociando debajo de la lengua de manera apropiada es totalmente seguro. 

El cannabidiol en dosis de hasta 300 mg diarios se ha tomado por vía oral de manera segura durante un máximo de 6 meses. Se han ingerido por vía oral dosis más altas de 1200-1500 mg al día de forma segura durante un máximo de 4 semanas.

Un producto de cannabidiol recetado está aprobado para administrarse por vía oral en dosis de hasta 25 mg / kg al día. 

Los aerosoles de cannabidiol que se aplican debajo de la lengua se han utilizado en dosis de 2,5 mg durante un máximo de 2 semanas.Algunos efectos secundarios reportados del cannabidiol incluyen boca seca, presión arterial baja, mareo y somnolencia. También se han informado signos de daño hepático en algunos pacientes que usan dosis más altas. 

Asimismo, otros efectos secundarios observados en estudios, incluyen diarrea, fatiga y cambios en el apetito y peso.

También se sabe que el CBD interactúa con varios medicamentos. Antes de comenzar a usar este aceite, hable con su médico para garantizar su seguridad y evitar mezclas potencialmente dañinas.

En mujer embarazadas o lactando, no es seguro el consumo de aceite de CBD para dormir. Los productos de cannabidiol pueden estar contaminados con otros ingredientes que pueden ser dañinos para el feto o el bebé.

Tampoco es seguro su consumo en niños, cuando se toma por vía oral en dosis de hasta 25 mg / kg al día. Este producto está aprobado para su uso en ciertos niños mayores de 1 año.

Las personas con enfermedad hepática pueden necesitar usar dosis más bajas de cannabidiol en comparación con los pacientes sanos.

En cuanto a personas que tienen la enfermedad de Parkinson; algunas investigaciones preliminares sugieren que la ingesta de altas dosis de cannabidiol podría empeorar el movimiento muscular y los temblores.