¿Cómo dejar de fumar porros?

¿Cómo dejar de fumar porros_

¿Cómo dejar de fumar porros? El cannabis y sus derivados han desatado una ola de adicciones en el mundo. Tanto jóvenes como adultos se ha dejado arrastrar por el hábito de fumar marihuana y muchas veces los efectos causan un desequilibrio emocional y físico grave.

Antes de continuar, se debe aclarar que se está hablando del cannabis con alto niveles de THC, este es el responsable de los efectos psicotrópicos del cannabis. El THC es una sustancia adictiva, al no estar presente deriva múltiples propiedades que son altamente beneficiosas para el organismo.

Es una realidad que muchas personas utilizan a diario cannabis con THC para calmar dolores graves, conciliar el sueño y tratar otros síntomas relacionados con enfermedades crónicas. La mayoría lo hace sin conciencia o falta de información acerca del cannabis medicinal, y sin querer, terminando sumando un problema más a su situación actual.

Cabe destaca, que en Farma CBD se apoyan cualquier tipo de terapia donde intervenga el uso de cannabis, solo si está libre de THC. Aunque se sugiere no fumar las flores de CBD, es casi imposible dar un monitoreo a todos los compradores. Sin embargo, no se puede tapar el sol con un dedo, es una realidad que algunos pacientes fuman porros de CBD y aunque no es la forma más recomendable de consumo, no causa adicciones.

Contenidos de la página

Cómo dejar de fumar porros

¿Cómo dejar de fumar porros?

Ahora bien, vamos a tratar de ir despejando dudas y entregando soluciones a lo largo de este artículo. Si te preguntas: ¿Una persona pueden dejar de fumar porros por sí solo? La respuesta es, depende de la voluntad, de hecho, muchas veces se trata más de un tema químico que mental.

Lo que si te podemos afirmar de entrada que dejar de fumar cannabis, no es una tarea fácil, básicamente por dos razones. En primer lugar, el consumo de cannabis juega un papel social importante en algunas personas.

Fumar un porro con amigos, por tanto, más allá de los efectos causados, tiene un lado social que hace que las personas sientan aceptación a nivel grupal. La acción de fumar marihuana se transforma en un momento de intercambio y de compartir, un poco como una cerveza con amigos al final del día. Dejar el cannabis implica, en consecuencia, romper este vínculo social y correr el riesgo de aislarse del grupo.

Por otra parte, se refiere al tema de la adicción al THC, que aunque muchos refuten diversas teorías, es real. Un estudio titulado: Probabilidad y predictores de transición del primer uso a la dependencia de nicotina, alcohol, cannabis y cocaína: Resultados de la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas (NESARC), así lo confirmó.

Cómo dejar de fumar porros-1

Resultados de la investigación

Los resultados de las investigaciones arrojaron que solo el 8,9% de los consumidores se volverían adictos al cannabis, frente al 22,7% del alcohol y el 67,5% de la nicotina, cifras sin igual. Lo que significa, que la marihuana con THC entra en el grupo de las sustancias que causan adicciones. Por tanto, a las personas que las consumen en exceso y no pueden dejarlo por sí solo, se catalogan como adictos. En cierta forma parece un poco fuerte término, pero es la forma correcta de clasificarlos.

Desventajas del uso regular de cannabis con THC

Un consumidor de cannabis habitual de uso recreativo sin darse cuenta está sumido en una adicción. La gran mayoría tiene falta de motivación, pérdida de memoria, pero también sesiones menos agradables a medida que el cuerpo se acostumbra a la sustancia.

Como con todas las drogas, incluyendo las drogas blandas, llega un momento en que el hábito o la necesidad tienen prioridad sobre el placer. Por tanto, se hace necesario dejar de fumar cannabis, pero no es tan sencillo.

Cabe destacar, que el CBD, un cannabinoide con una composición química muy similar, es como resultado una opción a tener en cuenta para facilitar el destete y garantizar un cambio de hábitos gradual.

Desventajas del uso regular de cannabis con THC

¿Cómo afecta el consumo de marihuana al cerebro?

El consumo frecuente de cannabis conlleva ciertos riesgos. Alguien que usa marihuana regularmente puede tener un mayor riesgo de desarrollar un trastorno por consumo de cannabis. La marihuana también está asociada con otros riesgos para la salud física y mental.

Con el aumento de la potencia de la concentración promedio de la marihuana de su principal componente psicoactivo, estos riesgos pueden ser elevados para los usuarios.

Los componentes psicoactivos de la marihuana afectan al cerebro a través de una serie de interacciones químicas. El tetrahidrocannabinol (THC) es el principal compuesto químico intoxicante que se encuentra en el cannabis.

El THC tiene una estructura química similar a la de los cannabinoides naturales del cuerpo, como la anandamida. Esta similitud permite que el THC se adhiera a los receptores de cannabinoides del cerebro e interrumpa el funcionamiento normal del sistema endocannabinoide. El THC también estimula la liberación de cantidades de dopamina mayores de lo normal, lo que es en parte responsable de su placentero subidón.

El THC afecta el cerebro de un usuario en áreas que controlan el estado de ánimo, la memoria, el pensamiento y la concentración. Los efectos de la marihuana pueden ser deseables para algunas personas e incluyen:

  • Euforia.

  • Sensaciones de sedación o relajación.

  • Distorsiones en la percepción sensorial.

  • Alteración del sentido del tiempo.

Pero, ¿Cuáles son los efectos que produce el THC en el cerebro?

Los efectos del THC en el cerebro no siempre producen efectos placenteros. Su interrupción de las vías normales de comunicación del cerebro a veces puede provocar efectos angustiantes como:

  • Deterioro cognitivo.

  • Problemas relacionados por la falta de y retardo en el tiempo de acción.

  • Aumento de la ansiedad.

  • Paranoia.

  • Alucinaciones y delirios.

A pesar de la noción predominante de que la marihuana es completamente segura o no tiene ningún potencial adictivo, ciertamente hay evidencia que sugiere lo contrario.

Cuáles son los efectos que produce el THC en el cerebro

¿Qué pasa en el cuerpo cuando dejas de fumar porros?

En este punto, ya se tiene claro que fumar porros es aditivo, de hecho, algunos estudios han confirmado que cualquier persona que fumar puede experimentar síntomas de abstinencia.

Afortunadamente, estos síntomas suelen ser más leves y de menor duración que los debidos a la abstinencia de otras sustancias, como la cocaína y la heroína. Más bien se presentan con cuadros de ansiedad, pérdida del apetito, irritabilidad y trastornos del sueño.

Esto se debe a que algunas sustancias interfieren con la señalización de la dopamina en el cerebro, por lo que las neuronas dopaminérgicas se regulan a la baja cuando se abusa de ellas. Como resultado, los usuarios frecuentes de drogas a menudo pueden experimentar depresión y una capacidad reducida para sentir placer después de dejar de tomarlas.

Sin embargo, algunos estudios han indicado que el cannabis no reduce la disponibilidad de las neuronas dopaminérgicas, al tiempo que observan que los fumadores crónicos de marihuana presentan alteraciones de señalización que aún podrían derivar en algún grado de malestar emocional durante la abstinencia.

¿Qué dice la ciencia al respecto?

Los estudios sobre la adicción al cannabis también han indicado que algunos de sus componentes psicoactivos, como el tetrahidrocannabinol (THC), regulan a la baja los receptores de cannabinoides en el cerebro y, en particular, el receptor CB1, que es el objetivo principal de un neurotransmisor llamado anandamida.

Esta regulación a la baja da como resultado una capacidad reducida del receptor para responder a la anandamida, una molécula conocida por su capacidad para generar una sensación de euforia, por lo que, es posible que los grandes consumidores de cannabis ya no experimenten las sensaciones que experimentaban antes de llegar a este tipo de adicción.

Un estudio titulado: La adicción al cannabis y el cerebro: una revisión, señaló que la regulación a la baja de CB1 puede resolverse dentro de las cuatro semanas posteriores a la suspensión del consumo de cannabis, por lo que es poco probable que los síntomas de abstinencia persistan por mucho tiempo.

Síndrome de abstinencia de THC

Vamos a profundizar un poco más acerca del síndrome de abstinencia de THC. Se ha demostrado que la marihuana es adictiva porque el organismo desata tolerancia del cuerpo a la droga. Esto significa que en las personas que usan THC durante mucho tiempo, y en consecuencia, da entrada a uno de los efectos secundarios de dejar de fumar porros de golpe: síntomas de abstinencia.

La gran mayoría comienza con una agresión inexplicable a las personas en su entorno, y esto es un indicador característico. De hecho, un estudio de Harvard encontró que los consumidores de marihuana a largo plazo son más agresivos e irritables. Principalmente durante la primera semana de abstinencia. Todo esto lleva a las personas a tomar THC repetidamente para evitar los síntomas de abstinencia.

Además, existe evidencia científica de que la adicción al THC está determinada en gran medida por factores genéticos, más que por factores ambientales. Sin embargo, la forma en que se administra la marihuana, determina el tipo de síndrome de abstinencia que sufre una persona.

Por tanto, los síntomas más comunes entre los fumadores son la ansiedad, la irritabilidad, la agresividad y la disminución del apetito. Sin embargo, los consumidores orales tienen síntomas de

  • Ansiedad.

  • Depresión.

  • Estado de ánimo deprimido.

  • Reducción de la calidad del sueño.

  • Alteración del apetito.

Del mismo modo, el tipo de marihuana que se consume comúnmente afecta la gravedad del síndrome de abstinencia según la concentración de THC. En otras palabras, cuanto mayor sea el contenido de THC, mayor será el problema de insomnio, pesadillas e irritabilidad. En cuanto a la duración del síndrome de abstinencia de THC, puede oscilar entre una y cuatro semanas.

Síndrome de abstinencia de THC

Síndrome de abstinencia y toxemia

La intensidad y duración del síndrome de abstinencia de THC puede verse afectada por el uso concomitante de otras sustancias adictivas. Entre ellos, el tabaco o el alcohol cobran especial importancia.

El poder adictivo de la nicotina se mezcla con la propia sustancia del cannabis, lo que dificulta dejar de consumirlo solo. Además, el uso regular de cannabis aumenta el daño causado por el consumo de tabaco.

En cuanto a las combinaciones con bebidas alcohólicas, aumentan el riesgo de desarrollar adicción a las drogas THC. Tomar dos sustancias psicoactivas al mismo tiempo aumenta sus efectos nocivos y adictivos.

¿mo combatir la abstinencia de marihuanas?

Si observas detenidamente los síntomas de abstinencia de marihuana y las fases de abstinencia de porros más comunes, verás que son muy similares a los causados por el uso de THC.

Esto se debe a que los cambios inducidos a nivel molecular y es ahí donde comienza la descompensación del cerebro, de hecho, ocurre durante e inmediatamente después del uso, lo que provoca interrupciones regulares de la señal que tardan días en eliminarse.

La mayoría de las personas que intentan desintoxicarse de la marihuana a menudo experimentan fuertes dolores de cabeza e irritabilidad general. Los llamados “monos” de la marihuana comienzan a aparecer en los días y semanas posteriores a la última toma. Pero, ¿Cuánto dura el mono de los porros? varía según la frecuencia de las tomas de THC hasta ese momento.

Un estado de irritabilidad suele ir acompañado de un aumento de la ansiedad y una sensación general de apatía, ya que nuestro cerebro tarda un tiempo en volver a su estado natural. La pérdida de apetito también es uno de los síntomas de abstinencia de marihuana más comunes, a menudo asociado con insomnio severo y problemas generales para dormir.

En general, los síntomas de abstinencia de la marihuana pueden causar un desequilibrio en el cuerpo

Lo que en casos raros puede causar un gran malestar. Los síntomas que aparecen y su gravedad obviamente dependen de la frecuencia del consumo de marihuana.

Sin embargo, es un tipo de abstinencia “leve” en comparación con otros retiros de drogas. Otros síntomas suelen ser de corta duración, de días o semanas como máximo, y pueden aliviarse con remedios naturales.

Muchos usuarios a largo plazo de marihuana con alto contenido de THC, pueden experimentar alivio de los síntomas de abstinencia con el uso de cannabis a corto plazo. Esto ayuda a reducir gradualmente la necesidad de THC del cuerpo y a acostumbrarse a usar cada vez menos THC.

A partir de esta etapa, el objetivo de abandonar por completo la ingesta de alimentos es más sencillo. De hecho, usar cáñamo y CBD puede seguir beneficiándose de todos los demás aspectos del cannabis, reduciendo los aspectos más dañinos y responsables de los problemas de adicción y abstinencia.

¿Cuál es la relación del THC y el CBD con respecto al tema de la adicción?

Seguramente, estás familiarizado con los cannabinoides THC y CBD, ya en este punto debes tener claro que uno tiene efectos psicoactivos y el otro no. Ahora bien, ambas son moléculas muy cercanas tanto en su composición química como en los efectos que producen. Sin embargo, uno se considera estupefaciente (THC) y el otro es completamente legal (CBD).

De hecho, el cannabidiol no es psicoactivo, no es adictivo y no tiene efectos secundarios conocidos. Sin embargo, ofrece propiedades muy interesantes y sus efectos suelen ser buscados por los fumadores de marihuana. Notablemente:

  • Agentes antiinflamatorios
  • Relajantes musculares
  • Alivia las tensiones
  • Ayuda a conciliar el sueño rápida y profunda

Por lo tanto, satisface las necesidades de todos los fumadores, protegiéndolos de influencias ilegales y psicoactivas. Esta es una buena razón para considerar usar CBD como una alternativa para dejar de fumar porros, eliminar la psicoactividad y dar una oportunidad a las bondades del cannabidiol.

Es más, qué pasaría si te decimos que el mismo cannabis (solo con CBD) puede ser un tratamiento natural para dejar de fumar porros. Este cannabinoides se las trae y cuenta con la capacidad de acelerar la transición y reducir el tiempo del síndrome de abstinencia de THC.

¿Cómo puede ayudar el CBD a dejar de fumar cannabis?

Si el cuerpo responde con tanta fuerza a los cannabinoides es porque todos tenemos lo que se conoce como sistema endocannabinoide: un conjunto de receptores distribuidos por todo el cuerpo que actúan específicamente sobre los sistemas nervioso e inmunológico. Más precisamente, se han identificado dos tipos principales de receptores: CB1 y CB2.

Cuando fuma marihuana, el THC se une a los sensores CB1 y los “activa”. Como tales, son particularmente responsables de la euforia y el hambre que pueden experimentar los consumidores de cannabis. Se cree que el THC es un agonista del sensor CB1.

De hecho, CBD es lo opuesto al sensor CB1. Esto significa que no solo no se adhiere directamente a él, sino que también ralentiza su activación, al tiempo que neutraliza los efectos del THC y limita sus efectos.

No se han realizado más investigaciones sobre este tema.

Sin embargo, esto parece sugerir que el CBD puede limitar los efectos negativos del THC, incluidas sus propiedades adictivas. Por lo tanto, usar CBD cuando quiera dejar de fumar hará que la transición sea más fácil y rápida.

Varios estudios científicos han analizado el potencial del CBD en situaciones de abstinencia, incluidos, por supuesto, el THC y la nicotina, el alcohol y otras drogas. Un estudio de 2015 publicado en los Estados Unidos, un país líder en cannabis, mostró resultados alentadores en el uso de aceite de CBD para reducir la adicción causada por fumar marihuana.

Aunque estos resultados fueron cuestionables en un estudio de un solo paciente, fueron confirmados por otro estudio, esta vez con 82 personas. Se demostró que las dosis de 400 mg y 800 mg de CBD no solo no representaban un riesgo para los usuarios, sino que también los ayudaban a reducir su consumo de cannabis.

¿Qué productos de CBD usar para la abstinencia de cannabis?

Con base a lo expuesto en el bloque anterior, en Farma CBD te tenemos algunas opciones. Sabemos que en la actualidad hay un auge en los productos de cáñamo ricos en CBD, y en consecuencia no es fácil encontrarlos. Por ello, te vamos a indicar los más recomendados.

Para continuar es necesario aclarar una pregunta: ¿Se puede fumar CBD para dejar de fumar cannabis con THC? Te explicamos: la marihuana, incluso legal y rica en CBD, no está permitida en España ni en muchas partes del mundo. Además, definitivamente no se recomienda ni fuma flores CBD ni ligarlo con tabaco, debido a que la presencia de nicotina hace que el tabaco sea aún más adictivo y dañino para la salud que el THC.

En todos los casos, la quema de inflorescencias de CBD, aunque provoca efectos rápidos, implica la inhalación del humo y, por tanto, tiene efectos nocivos para la salud en general y para los pulmones en particular. En consecuencia, reemplazar el humo nocivo por un humo ligeramente menos nocivo no es la opción preferida.

Vaporizar CBD para dejar de fumar porros

Al elegir el vaporizador adecuado y elegir un e-líquido de CBD de calidad, puede mantener el movimiento y las sensaciones pulsantes que provienen del vapor que reemplaza el fumar tradicional aquí. Estos productos son libres de nicotina y THC, los e-líquidos ofrecen vaporizadores que son menos dañinos que los porros de cannabis clásicos y, por lo tanto, se destacan como un primer paso relativamente fácil y efectivo para dejar de fumar porros.

Aceite de CBD

El aceite de CBD es muy importante por su facilidad de uso, ya que unas pocas gotas debajo de la lengua son suficientes para beneficiarse rápidamente de los efectos del CBD. También es una forma muy limpia y saludable de consumir marihuana, puesto que no implica quema ni vaporización.

Sin embargo, no permite estar todo el día tomando o frotando. Su uso directamente o como segunda fase del destete depende, por tanto, directamente de los hábitos del fumador que desea dejar de fumar.

Aceite de CBD

4 pasos en la recuperación para dejar de fumar porros

Durante la recuperación de cualquier tipo de drogas, ocurren cambios importantes tanto a nivel cerebral como psicológico. Con respecto a los primeros, los cambios neuroquímicos ocurren a nivel del sistema nervioso central. Estos cambios se manifiestan en adaptaciones biológicas, lo que a su vez significa que los cambios se manifestarán en signos y síntomas de carácter físico y psicológico.

Es importante utilizar una “terapia de rehabilitación temprana” en manos de un especialista. Recuerda que por sí solo los pacientes con adicciones graves no van a poder salir. Entonces, la recomendación es exponer al paciente a las diferentes fases de dejar de fumar porros y enfrentar un proceso de recuperación que va a durar el tiempo que el paciente requiera para poder salir de la adicción. Las etapas son las siguientes:

Etapa 1 – Síndrome de abstinencia

Comienza con la primera abstinencia de THC y dura de 1 a 2 semanas, todo depende de la persona. Lo que significa que el organismo del paciente se desintoxica de la sustancia, lo que muchas veces provoca un fuerte deseo de consumir, depresión, ansiedad, bajo nivel de energía, irritabilidad, insomnio, paranoia, problemas de memoria y mucho más.

Etapa 2 – Paso a paso hacia la recuperación

La segunda fase de la recuperación es la abstinencia temprana o período de luna de miel. A menudo caracterizada por un estado de bienestar o incluso de euforia cuando el paciente siente o cree que sus problemas con las drogas realmente se han resuelto.

Se caracteriza por aumento de energía, de optimismo, leve paranoia del paciente. Estos sentimientos pueden llevar a un exceso de confianza, lo que puede causar problemas porque los pacientes pueden no ver la necesidad de extender el tratamiento. Sin embargo, no se debe decaer y seguir con el tratamiento.

Etapa 3 – Período de Pared 

Esta es sin duda es una de las enfermedades que más temen los pacientes porque la asumen o la ven como un fracaso, con poca energía, emocionalmente apáticos, tristes y en algunos casos anhedónicos. Puede durar algo de tiempo. Sin embargo, la persona puede experimentar cambios de estilo de vida casi permanentes, tristeza e ira, soledad, conflictos familiares, la vida sexual puede verse afectada, el deseo de consumir puede regresar.

Etapa 4 – Ajuste y resolución

La persona ha superado los síntomas físicos de abstinencia y mejorado casi todos los efectos, pero esto no significa que su proceso de recuperación esté completo. En esta etapa, el paciente siente que tras superar el muro, su vida puede volver a la normalidad, lo cual es una falsa creencia.

El objetivo principal de esta fase es mantener un estilo de vida que se implanta gradualmente en cada etapa de la recuperación y aceptar que esta fase o proceso es para toda la vida. Como resultado de una mayor estabilidad emocional en esta fase, los procesos de toma de decisiones y el estado emocional del paciente mejoraron significativamente.

Ajuste y resolución

Otras formas de saber cómo dejar de fumar porros

Si la rehabilitación temprana no te parece necesaria o excesiva, entonces prueba con estos consejos:

En condiciones adecuadas

Para dejar de fumar marihuana, la motivación es el factor de éxito más importante. Para darle más confianza, discuta su proyecto con personas cercanas a usted y elija siempre al menos una o dos personas de apoyo para hablar.

Un consejo sencillo, pero efectivo es también exponer los motivos: esto te ayudará a no repetirlo nunca. Esto puede incluir, en particular:

  • Motivos médicos: si comienzas a tener los siguientes síntomas: falta de atención, problemas respiratorios, depresiones o cambios bruscos de humor, considera dejar de fumar porros y acude a un especialista.

  • Riesgos para tu vida social: exclusión del grupo de amigos, incomprensiones familiares, de pareja, entre otros.

  • Económicos: calcula exactamente tus ahorros si dejas la marihuana por completo.

  • Problemas legales: deja de fumar porros si ya has sido pillado por la policía o denunciado por tus vecinos.

Trata de dejar de fumar

Algunas personas, especialmente aquellas que fuman una pequeña cantidad, pueden dejar la marihuana de la noche a la mañana sin efectos negativos notables.

Una vez más, el ambiente es diferente, así que si lo sientes, saca la última conexión, no la vuelvas a poner. A medida que tus pensamientos se vuelven más claros, ¡tu motivación debería dispararse!

Obtén ayuda de productos naturales como el CBD

Si dejar de fumar repentinamente no funciona o da demasiado miedo, hay maneras de hacer que sea más fácil dejar de fumar marihuana. Por lo tanto, el CBD como agente de destete es efectivo, natural y sin riesgos es la mejor manera de dejar de fumar porros.

En este caso, lo más importante es recurrir a productos de calidad, estrictamente controlada para evitar el consumo accidental de THC, y completamente legal.

Tratamiento natural para dejar los porros

Muchas yerbas y productos naturales son geniales para dejar de fumar porros, entre ellas se encuentran:

Ginseng

Es una de las hierbas más populares del mundo para aumentar la energía y ayudar al cuerpo a controlar el estrés. El ginseng ayuda a aliviar la fatiga y la ansiedad relacionadas con dejar de fumar. Es una planta adaptogénica que puede ayudar al cuerpo, ahora sin nicotina, a restablecer un nuevo equilibrio.

ginseng

Lobelia

Una planta especialmente indicada para quienes están intentando dejar de fumar porros es la lobelia, que incluso parece ser utilizada como sustituto de la nicotina, ya que produce una sustancia muy similar.

Sin embargo, es un remedio natural que no está exento de posibles contraindicaciones, sobre todo para quienes consumen drogas, por lo que es mejor consultar siempre a tu médico antes de tomarlo.

Cola de caballo

La cola de caballo suele recomendarse a quienes buscan desintoxicarse gradualmente de la nicotina, ya que, aunque en cantidades muy bajas, esta planta la contiene. Sin embargo, siempre es mejor buscar el consejo de un experto, incluso un herbolario, sobre cómo se debe utilizar para este fin.

Avena sativa

Avena sativa es un excelente remedio para el estrés, la debilidad y el cansancio , especialmente cuando estos van asociados a la depresión. Estos son problemas que suelen aparecer en personas que están intentando dejar de fumar porros. Entre otras cosas, la avena es muy rica en zinc y magnesio, minerales que ayudan a nutrir el organismo en la fase de alejamiento de la nicotina.

Regaliz

Particularmente en forma de barra, el regaliz se puede tener a mano para usar en lugar de cigarrillos. En este sentido, ayuda más que nada a satisfacer la necesidad de tener algo en la mano y en la boca, o emular el gesto de fumar y al mismo tiempo saborear algo bueno.

Jengibre

El jengibre ayuda a aliviar las ganas de fumar y, al igual que el regaliz, deja una sensación de satisfacción en el paladar gracias a su fuerte sabor que ayuda a distraer las ansias de fumar.

Valeriana

La valeriana puede ayudar especialmente en caso de ansiedad, agitación e insomnio debido a la abstinencia de la nicotina, actúa como un verdadero relajante muscular y concilia el descanso.

Menta

La menta tiene un efecto beneficioso sobre el sistema digestivo y también ayuda a aliviar la sensación de náuseas que a veces se asocia con dejar de fumar porros. También es útil para actuar sobre dolores de cabeza, ansiedad y tensión. El buen sabor también ayuda si tienes mal aliento.

Todas estas plantas, según el caso, se pueden tomar en forma de infusiones, comprimidos, extractos secos o líquidos. Tenga cuidado de seguir siempre las dosis y formas de administración que se muestran en el paquete o mejor aún escuche los consejos de su médico al respecto.

Tratamiento natural para dejar los porros

Frutas y vegetales

Una interesante investigación de hace unos años vio cómo dejar de fumar es más fácil si se aumenta el consumo de frutas y verduras frescas. “Aquellos que consumen más frutas y verduras que otros tienen 3 veces más probabilidades de dejar de fumar durante al menos 1 mes”, concluyeron los investigadores. Una razón más para asegurarte al menos las 5 raciones diarias recomendadas por todos los nutricionistas.

Conclusiones

El gran problema del consumo de sustancias con THC estriba en los trastornos mentales que produce en los consumidores. Estas alteraciones envuelven las capacidades cognitivas, la regulación emocional o el comportamiento.

Dejar de fumar porros es una tarea difícil, más no imposible. El uso o reemplazo de cannabis con THC por flores de CBD puede ser una solución. Pero fumar, en general, causa efectos negativos en el organismo. Si quieres incluir el cannabis medicinal en tu vida, hazlo de manera correcta. La acción de fumar o vapear, además de ser un hábito horrible, desencadena múltiples situaciones negativas.

Entonces, ¿para qué sacrificar tu cuerpo? Si de verdad deseas dejar de fumar porros y no quieres dejar el cannabis, la única solución es:

Sustituir el tipo de cannabis que consumes

De igual modo, aprovecha este impulso para probar con otros productos que te permitan desintoxicar tu cuerpo, hasta el punto de sentir que ya no lo necesitas.

No tengas miedo de ir con un especialista

Observa la terapia de rehabilitación temprana como una alternativa. Recuerda que estás atacando de manera directa a tu organismo y el órgano más comprometido es el cerebro.

Solicitar ayuda es una excelente decisión

A medida que vayas haciendo cambios en tus hábitos, entonces te alejarás las ganas de fumar de porros. La perseverancia, fuerza de voluntad y la desintoxicación son vitales en todo el proceso.

En Farma CBD te recomendamos concientizar este tema, buscar ayuda y dar el primer paso para el cambio. Recuerda que tú eres el dueño de tu vida y que el cuerpo ha creado tolerancia al THC, acude a con tu especialista, expón tu caso y verás como juntos encuentran una solución.

De igual modo, te invitamos a que veas nuestro catálogo con productos a base de CBD que te pueden ayudar en el proceso.